Kosta Trail 2015

Por fin llegó el 14 de Junio, día en el que se celebraba la X Edición de la Kosta Trail. Una carrera de 30 kilómetros y 2600m de desnivel acumulado, que discurre por los acantilados vizcaínos y las rampas de Munarrikolanda. Era un día especial, para no variar, ya que iba a ser la primera vez que alcanzaba la cifra de 30km y no sabía si mis piernas responderían.

El día amaneció soleado, ideal para disfrutar del recorrido por lo que entre el gran día que teníamos y que esta vez no me costó nada madrugar, me sentía muy motivado. Desayuné tranquilo y al lío, vestirme y calzarme las Inov X-Talon 212, que habían previsto barro en el recorrido por las lluvias de la semana.

Una vez en el ayuntamiento de Sopela, donde tendría lugar la salida, me encontré con los compañeros del Trail Team Bizkaia. Un poco de calentamiento previo y listo para iniciar la aventura a las 9 de la mañana. La idea era mantenerme en un ritmo cómodo durante los primeros 20Km para llegar bien al último tramo de 10km, los más duros del recorrido y nuevos para mis piernas. Así que fiel a mi planteamiento comencé a moverme.

Los primeros 5.5km discurrieron por asfalto y senderos sin casi barro y sin muchas vistas. Sin embargo, aquí se producía un cambio de sensaciones ya que daban comienzo los queridos toboganes por los acantilados y playas. Quería mantener las pulsaciones bajas pero con tanto sube y baja, me estaba resultando imposible pero aún así yo tranquilo y para delante, disfrutando a pesar del calor.

Kosta2015-01

Las piernas se iban cargando y en el último avituallamiento antes de abandonar las playas y acantilados, sobre el kilómetro 15, me tome un descansillo para tomarme un gel y un botellín de agua. Arranco de nuevo y esta vez nos metemos por senderos y asfalto hasta llegar al kilómetro 20 donde un avituallamiento nos indica el comienzo del tramo más duro, Munarrikolanda, pero yo estaba disfrutando a pesar del sufrimiento. Había llegado con fuerzas suficientes para afrontar lo que nos venía encima o eso creía.

Con los ánimos aún arriba, comienzan las subidas que, a pesar de ser cortas, tienen mucha inclinación y me parecieron interminables y muy duras. Las piernas se me empezaban a bloquear y las pulsaciones ya por las nubes, era imposible controlarlas. Aún así, los kilómetros restantes seguían ahí y aunque no parecían no avanzar, seguía tirando hacia delante.

Finalmente, totalmente destrozado por el calor, la humedad y los kilómetros, conseguí abandonar Munarrikolanda y pisar de nuevo Sopela. Los ánimos y la alegría volvían a mi cabeza, por lo que haciendo uso de las últimas fuerzas que me quedaban subo la última cuesta de asfalto y llego a Meta con la sonrisa más grande que puede haber, ya que a parte del Team ahí estaban mi novia y mi habitual compañera de fatigas, Mía, siempre apoyándome hasta el final.

Kosta2015-02

Ahora ya solo queda una última batalla para esta temporada de Trail, la cual será mi mayor reto para este primer año corriendo, la Gorbeia Suzien. La preparación para esta carrera empieza ya, que tengo que terminarla cómo sea. Nos vemos en Zeanuri, el 27 de Septiembre.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s